La “razón” y las dimensiones “morales” de la dimensión humana

(Si quiere conseguir más provecho de este artículo, por favor lea primero nuestro artículo que se titula “Correct Understanding the Human”. Mi precioso hermano, en mi artículo previo había hablado de cinco dimensiones de la presencia humana. Las dimensiones “Sustancia”,”Fisiológica” y “Psicológica” además están presentes en los animales. Pero las dimensiones “razón” y “moral” forman parte sólo a lo humano. Quiero resaltar ámbas últimas dimensiones por la causa de que son la base de los hábitos humanos. El hombre en la extensión de la causa El hombre consigue un “carácter” y una “personalidad” al ser asumido el manejo del cuerpo por la cabeza, en la cuarta extensión de la “razón”. Porque la causa es un mecanismo de “pensar”,”investigar y sintetizar”y “decidir”. Por eso, esta extensión es una extensión que el hombre se comporta según sus solicitudes y deseos libres, con su libre albedrío y con sus elecciones libres. Pero, por dado que la educación divina no se proporciona aún, los deseos y ambiciones del ego dominan los hábitos de la persona, en esta extensión. Oséa, la persona toma la base completamente de sus propias demandas y deseos, de su propia intención, cuando escoge sobre algún tema.como resultado, en esta extensión, los “buenos” y “malos” en esta extensión, los que son correctos para los deseos de la persona son “buenos”, pero los que son adversos a los deseos de la persona son “malos”. Por esta razón, la persona no puede librarse de tener un doble rasero. Porque, en tanto que una cosa y una circunstancia es “buena” para ser correcta a sus intereses personales; en otro instante, lo mismo y la circunstancia es “mala” para ser adversa a sus intereses personales. Otra propiedad de esta extensión es la afición al dinero, al status y a los ahorros. En esta extensión, por la causa de que la persona se apoya en las demandas y deseos de su ego como administrador primordial de sus hábitos, todo lo que satisface estos deseos consigue un enorme valor a sus ojos. En su corazón aparece una enorme afición por todo lo que satisface estas demandas y deseos de su ego. Este amor radical y cariño por las cosas como el dinero, el estatus y los ahorros diviniza estas cosas en el ojo de su dueño. Y le hace ser sin corazón y duro de corazón contra los otros humanos. Los aburrimientos del humano en la cuarta extensión jamás acaban Los aburrimientos y confusiones del humano en esta extensión jamás acaban. Porque el hombre obedeciendo a su ego, en la cuarta extensión, consume en todo momento de su historia intentando de agradar las interminables solicitudes y deseos de su ego. No obstante, las pretenciones humanas son interminables. Las solicitudes y deseos que emergen en el corazón para estas pretenciones son además interminables. ¿Esta es la angustia del hombre que trata de agradar cada capricho de el? Por esta razón, las primordiales propiedades de esta cuarta extensión son los aburrimientos, los desenfrenos del corazón y la precipitación. Una de las propiedades más destacables de esta extensión es la altivez. La altivez significa verse mayor a los otros humanos. Esto es un resultado inseparable de ser egocéntrico. Porque, el ego cambia las realidades según sus solicitudes y deseos. Y se ve increíble a sí mismo sobre todos y todo. El humano en la cuarta extensión no conoce además un verdadero “amor” El humano en esta extensión tampoco conoce un “amor” en sentido real. Porque, el “amor” de él es sólo para su ego y sus solicitudes y deseos. Por esta razón, quiere todo y a todos los que complacen sus deseos y dan el exitación él mismo. Pero, se aleja instantáneamente de todo y cada uno dando un reducido inconveniente. Quiere a todos los que lo quieren, odia a los que no lo quieren. Entonces, la mayor parte de los humanos son muy “buenos” mientras que cumplan con sus demandas. “El bien y el mal de los humanos se sabe cuando no has cumplido sus deseos.” Resumidamente, el hombre en la cuarta extensión es un ser humano que es dueño de la “personalidad”, pero egoísta.

Bookmark the permalink.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *