Qué es la súplica

La petición o súplica es la primera imagen que nos viene a la mente cuando pensamos en “oración”.

Dedicaremos todo un capítulo a este momento de la oración. Por ahora la mencionaremos como un impulso natural y ancestral.

Desde la angustia o la necesidad profunda, el deseo o el reconocimiento de una urgencia, o simplemente la voluntad de crecer y mejorar, la súplica brota del corazón. A veces como un torrente, otras a borbotones, o también con la serenidad de una mañana soleada.

La petición o súplica tiene como tema un deseo o necesidad enfocada en el individuo que ora. Puede estar referida a otra persona o a una comunidad, pero siempre desde la perspectiva del orante, desde el alivio que a él o ella le pueda producir.

En cuanto a aquello que se le pide a la divinidad, todo puede ser, depende de las tradiciones o creencias. Un ejemplo extremo: hay quienes le piden un triunfo en la guerra, mientras que para otros la guerra en sí es una aberración.
La súplica es el corazón de la oración popular y el centro del diálogo con Dios de las personas sencillas que enfrentan con valentía y fe los avatares de la vida.

Bookmark the permalink.

Comments are closed