Sitios construidos Templos, mezquitas y santuarios

Grandes o pequeños, sencillos o suntuosos, son lugares por excelencia para hacer una pausa durante el día o la semana y concurrir a solas o en conjunto.
Obra humana y, en la mayoría de los casos, ubicados en medio de la geografía humana, los templos y mezquitas son espacios “consagrados”; es decir, se los percibe como separados del entorno circundante y dedicados especialmente a la oración y adoración. Ingresar a un templo ya produce de por sí una sensación de respeto y recogimiento.

Los santuarios pueden estar construidos en torno de un lugar natural donde ha sucedido una manifestación de lo sagrado, o simplemente en medio de la geografía urbana. A diferencia de los templos, los santuarios están dedicados a una manifestación especial y particular de lo divino. Esto no excluye la visión más general, pero el santuario convoca a llevar a cabo ritos, peregrinaciones, celebraciones y oraciones con un enfoque más preciso en una figura de carácter sagrado.

Bookmark the permalink.

Comments are closed